El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó que seguirán las negociaciones entre su delegación y la parte rusa para alcanzar un alto el fuego en Siria, y afirmó: “Aún no hemos cerrado la brecha”.

“Reducir las diferencias que existen es una negociación muy difícil, y aún no hemos cerrado la brecha”, subrayó Obama en una rueda de prensa al término de la cumbre del G20 en Hangzhou.

Obama afirmó haber mantenido este lunes unas conversaciones “sinceras y directas” con su par ruso, Vladímir Putin, sobre Siria y Ucrania, principalmente, y confirmó que ambos han pedido a sus responsables de Exteriores, John Kerry y Serguéi Lavrov, que reanuden pronto el diálogo para impulsar un alto el fuego en el país árabe.

Tras el encuentro de ambos mandatarios quedó de manifiesto la inconformidad entre los líderes.

Rusia rechazará acciones contrarias al derecho internacional

En medio de las intensas negociaciones el presidente ruso, Vladímir Putin, expresó su confianza en que las conversaciones con Estados Unidos cristalicen en un acuerdo “en los próximos días”.

“Tengo mucha confianza en que esos acuerdos se alcancen, y tengo argumentos para pensar que es cuestión de pocos días”, dijo Putin en la rueda de prensa tras reunirse con su colega estadounidense, Barack Obama, en el marco de la cumbre del G20 en la ciudad china de Hangzhou.

Pese a todas las diferencias entre Moscú y Washington sobre el alto el fuego y el futuro en Siria, “constatamos cierto acercamiento de posturas y el entendimiento de lo que podríamos hacer para rebajar la tensión y lograr soluciones aceptables para todos”, dijo.

“Creo que estamos en el camino correcto y que podríamos llegar a un acuerdo para emprender esfuerzos conjuntos y tratar de sanear la situación en Siria”, subrayó.

En cualquier caso, precisó, los acuerdos ruso-estadounidenses deberán ser consensuados con el gobierno sirio y con otros países implicados en la resolución del conflicto, incluido Irán.

Con todo, Rusia rechazará cualquier decisión o acción en Siria contraria al derecho internacional, incluida la intervención militar de Turquía en ese país, aseveró el mandatario ruso.

En tanto, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, reveló que ha propuesto a los presidentes de Estados Unidos y Rusia establecer una zona de exclusión aérea en Siria.

Erdogan, que confía en que las conversaciones entre EE.UU. y Rusia fructifiquen pronto en un alto el fuego en la zona de Alepo, explicó que las operaciones que lleva a cabo el Ejército turco en el norte de Siria no pueden considerarse una “interferencia en la integridad territorial”, porque están en su frontera.

Además de sus reuniones con Putin y Obama, el presidente turco se refirió a la lucha antiterrorista global y llamó a los miembros del G20 a cooperar en la lucha contra el terrorismo, un problema que, aseguró, adopta “nuevas formas cada día”.

“No puedes tener terroristas buenos y terroristas malos, ninguno de ellos puede ser defendido”, señaló Erdogan, quien añadió que el terrorismo puede actuar como un “boomerang” y golpear a aquellos países que lo han apoyado.