De acuerdo con la policía local, al menos 23 personas murieron este 27 de febrero en dos atentados realizados en Afganistán.

Las fuentes policiales informaron que el terrorista detonó un chaleco cargado de explosivos en la entrada del Ministerio de Defensa de la ciudad de Kabul.

El portavoz de la Policía local, Basir Mujahid, dijo que la explosión causó al menos nueve muertos, cifra que el Ministerio de Defensa elevó a 12, entre ellos dos soldados.

Además, entre nueve y 13 personas resultaron heridas, según los medios locales.

Por otro lado, por la mañana, otro terrorista suicida causó la muerte de otras 10 personas en la ciudad de Asadabad, en la provincia oriental de Kunar.

En Twitter, el portavoz de los rebeldes islamistas, Zabiullah Mujahid, aseguró que la explosión causó 23 muertos. Sin embargo, esta cifra puede ser exagerada, pues los terroristas aumentan el número de los fallecidos que dejan sus atentados y ataques.