Un encuentro a solas con la Virgen de Guadalupe. Es lo único que pide el papa Francisco para su visita a México, donde millones de personas ya se preparan recibirlo el próximo 12 de febrero.

“¿Qué siento por ella? Ternura. Cuando estoy con miedo de algún problema o que ha sucedido algo feo y uno no sabe cómo reaccionar, y le rezo, me gusta repetirme a mí mismo: ‘No tengas miedo, ¿acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?’. Son palabras de Ella: ‘No tengas miedo’. Es lo que más me dice Ella”, describió el Sumo Pontífice sobre la Virgen de Guadalupe.

El papa Francisco, antes de ser papa, visitó la ciudad de México dos veces; en el año 1970 y en 1999. En ambas ocasiones ha hecho un paréntesis en sus actividades religiosas para como él mismo dice, estar “un ratito solo delante de la imagen” de esta advocación de María.

Para el primer papa de procedencia americana, contemplar a la Virgen de Guadalupe es sinónimo de seguridad. “Y la miro allí, con esos ojos, haciendo esa síntesis cultural de ese Nuevo Mundo que está naciendo, esperando al Niño (…) Siento eso; que es Madre, que cuida, que protege, que lleva adelante un pueblo, que lleva adelante una familia, que da calor de hogar, que acaricia con ternura y que te quita el miedo: ‘No tengas miedo’. Eso es lo que yo siento delante de la imagen”.

A diferencia de otros viajes del Papa, la participación de dominicanos se muestra reducida. La agencia de viajes Eliata Tours, especializada en turismo religioso, aunque espera que la demanda de vuelos se active en los próximos días, informa en declaraciones a MetroRD que “entre las personas que están interesadas y gestionando visado y demás hay algunas 12, pero cuántas finalmente terminen el proceso, va a depender de factores externos”.

El padre Luis Rosario, Coordinador de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica, define esta visita del Papa como un llamado a la unidad y a la paz entre los pueblos. “El sentido de las visitas del papa Francisco es animar la fe católica, que significa universal. Y al mismo tiempo aún aquellas personas que no son católicas, o que dicen que no creen en Dios, él les lleva un mensaje de paz, de armonía y fraternidad”.

La visita del Papa Francisco a la Ciudad de México congregará a cerca de dos millones 190 mil personas en las diversas actividades que se tienen programadas, dejando una considerable derrama económica, informó a finales del año pasado el Secretario de Turismo del gobierno capitalino, Miguel Torruco Marqués.

El año pasado el primer papa Jesuita visitó a Estados Unidos y a Cuba con miras a mejorar la relación entre estas naciones históricamente desunidas.

El próximo mes de julio el Papa Francisco llegará a Cracovia con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2016. Ya se confirmó que el máximo representante de la Iglesia Católica volverá a territorio americano, específicamente a Colombia en 2017.

La de la próxima semana, en México, podría ser la oportunidad más cercana para todos aquellos latinos que quieren conocer este año a quienes los católicos llaman el Sucesor de Pedro. Por ahora en RD hay poca efervescencia.