Actuar con táctica

Como ya no hay nada que hacer frente a la soledad es hora de reinventarse. Actuar con táctica es improvisar, es darse permiso para realizar lo que desee, es dejar de ser estructurado y predecible. Si quiere ver una película o invitar a comer a alguien esa noche puede hacerlo, porque el accionar está en sus manos.

Darse permiso

Puede tomarse la libertad, tanto para expresarse como para innovar.

Tome conciencia que hay personas más solas que uno mismo, por ende puede buscar y formar parte de algunos grupos que en Navidad o Año Nuevo salen a la calle a ayudar. No hay que olvidar que dar hace sentir mejor que recibir.

Buscar compañía

En personas que pasan por estados depresivos es mejor la compañía. Hay que animarse a compartir y conversar con otras personas, las que no necesariamente tienen que ser los seres queridos.

Eso sí, no hay que obligar a nadie, pero sí es bueno extender la invitación a personas que les cuesta socializar y son más tímidas.

Somos seres espirituales

Como seres espirituales dentro de un cuerpo es importante saber que estamos conectados  con la Gran Alma. Y en esa conexión, debemos saber  que jamás uno se encuentra solo, porque todas  las almas  individuales estamos en comunión.

Un duelo

Para las personas que tuvieron la pérdida de un ser querido hace bien expresar sus emociones.

Ayuda mucho mirar una fotografía y recordar lo bueno que compartimos en vida. Además, es bueno cumplirle deseos que en vida expresó la persona que nos dejó, y en su memoria hacer o entregar algo simbólico, porque eso ayuda a la paz del espíritu.

Llamar o textear

Si tiene los medios llame a la persona en la que está pensando. Estas fechas de reflexión son útiles para acercarse y reconciliar viejas heridas o malos entendidos.  Si logra resetearse, debe empezar olvidando lo malo y acentuar lo bueno.