Los ciudadanos británicos deciden hoy, en un referendo, si el Reino Unido permanece o se retira de la Unión Europea, bloque del que forma parte desde 1973.

La posibilidad de un “brexit” (“Britain exit”), palabra que desde hace meses resuena en los medios internacionales para referirse a la eventualidad de una ruptura del Reino Unido con la UE mantiene alerta a los mercados y a los actores políticos.

La votación ha motivado campañas a favor y en contra de la permanencia y también ha generado división dentro del propio Gobierno del “premier” David Cameron, firme partidario de mantenerse en la UE.

Tenso debate

En el debate público la inmigración y la economía han acaparado los debates, que durante las últimas semanas han cobrado tintes agresivos y alarmistas por parte de ambos bandos.

Los políticos que quieren continuar en el bloque, entre ellos el líder laborista, Jeremy Corbyn, se centran en alertar a la población del impacto económico que tendría una eventual retirada, con pérdida de empleos, caída de la inversión extranjera y de los precios de la vivienda, desplome de la libra esterlina y hasta la huida de capitales.

Los defensores del “brexit”, en tanto, auguran un futuro económico bueno para el Reino Unido, al recordar que puede firmar acuerdos comerciales con otros países y utilizar el abultado aporte británico a la UE -estimado en más de 14.000 millones de euros- para financiar la salud pública.

La fuerte discusión en torno a la inmigración ha dado al bando del “brexit” una ventaja de hasta 10 puntos en una reciente encuesta del diario The Independent, lo que provocó una inmediata caída en los mercados internacionales.

En un ambiente tenso, Cameron llegó a advertir que una posible salida de la UE propiciaría la aparición en Inglaterra de campos de inmigrantes similares a los de Calais (en Francia), e incluso posibles conflictos bélicos en Europa.

A una semana de la votación, y en medio de los últimos días de una campaña que ha sido calificada incluso como “salvaje”, se hace relevante conocer algunos de los aspectos clave del referendo que concitará la atención del mundo entero:

Por qué se convoca

El primer ministro británico, David Cameron, prometió convocar un plebiscito si ganaba las elecciones generales en 2015 para dar respuesta a las demandas del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) y de una parte de los conservadores, que alegaban que el país no se había pronunciado sobre su relación con la UE desde que se realizara un referendo idéntico en 1975.

La pregunta

Los británicos se enfrentarán a la pregunta: “¿Debe el Reino Unido continuar como miembro de la Unión Europea o debe dejar la UE?”, a la que deberán responder entre dos opciones: “Permanecer como miembro de la UE” o “Abandonar la UE”.

Quién puede votar

Están llamados a votar los ciudadanos británicos, irlandeses y de los países de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) mayores de 18 años que residen en el Reino Unido, los británicos que lleven menos de 15 años viviendo en el extranjero y los ciudadanos de territorios de ultramar como Gibraltar.

Los residentes europeos en el país no pueden votar, a excepción de los nativos de Irlanda, Malta y Chipre.

Cuántos ciudadanos pueden participar

Más de 40 millones de personas están convocadas a las urnas y podrán sufragar entre las 07:00 de la mañana (02:00 de la madrugada de RD) hasta las 22:00 horas (5:00 de la tarde en RD) del jueves 23 de junio.

Cuándo se conocerá el resultado

El recuento comenzará en cuanto cierren los colegios, pero se espera que hacia las 03:00 GMT del 24 de junio (11:00 de la noche del 23 de junio en RD) ya se tenga una imagen clara de cómo ha ido la votación.

El resultado definitivo lo dará a conocer la presidenta de la Comisión Electoral, Jenny Watson, en Manchester, al norte de Inglaterra.

Precedentes

Ningún país ha abandonado antes la Unión Europea. El único precedente lo conforma Groenlandia, territorio perteneciente a Dinamarca que se marchó del entramado europeo tras convocar un referendo en 1982.

Qué significa “Brexit”

Es una palabra que se ha estandarizado para referirse a la salida del país de las instituciones europeas y que surge al aunar las primeras letras de “Britain” (Reino Unido) con “exit” (salida).

Quién quiere quedarse en la Unión Europea

La agrupación “Britain Stronger in Europe” lidera el movimiento oficial, que cuenta con el apoyo de David Cameron, miembros del Partido Conservador, la mayoría de los laboristas, con Jeremy Corbin a la cabeza, los liberaldemócratas, los nacionalistas escoceses (SNP) y los verdes.
Estados Unidos, Francia, Alemania, China e India se han declarado a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

Quién quiere irse de la Unión Europea

La campaña oficial “Vote Leave”, por marcharse del bloque continental la lideran políticos de varios partidos, como los conservadores Michael Gove (ministro de Justicia) y Boris Johnson (anterior alcalde de Londres).

Motivos para quedarse

Sus partidarios alegan principalmente que formar parte del club favorece a la economía del Reino Unido y también refuerza la seguridad el país ante la amenaza terrorista.

Motivos para irse

Los partidarios de esta opción alegan que el organismo europeo impone muchas reglas sobre los negocios y que la factura anual de contribución por ser miembro es muy elevada.
Piden volver a tener el control sobre las fronteras del país y reducir el número de inmigrantes que llegan.

Cuánto tiempo tardaría la salida de la UE

Si gana el “brexit” en el referendo, el Reino Unido contaría con dos años, que se podrían prolongar, para fijar los términos y las condiciones de su salida de la Unión Europea.
Hasta entonces el país debe acatar los dictámenes europeos y no podrá formar parte de ninguna nueva negociación.

Qué pasa con los inmigrantes comunitarios

Los inmigrantes comunitarios pueden seguir en el Reino Unido durante los próximos dos años a expensas de las decisiones que pueda tomar el Gobierno británico, como implantar permisos de trabajo a extranjeros o seguir en el mercado común europeo.

Previsiones

Las encuestas y los expertos han pronosticado consistentemente un resultado “estrecho”, donde será crucial la participación o no participación de los jóvenes, que mayoritariamente apoyan la permanencia en la UE, a diferencia de la población de mayor edad.