Varios tornados se formaron sobre Oklahoma y por lo menos dos de ellos tocaron tierra en las llanuras de este estado norteamericano, matando al menos a dos personas, informaron las autoridades y medios locales.