Una serie de fabricantes japoneses decidieron suspender sus operaciones después de que dos fuertes terremotos sacudieran la prefectura de Kumamoto, ubicada al sureste de Japón.

La lista incluye a la gran creadora de electrónicos Sony y los fabricantes de automóviles Toyota, quienes aseguran haber sufrido daños en sus plantas tras los sismos reportados el jueves y el sábado.

Estos acabaron con la vida de al menos 41 personas y causaron una severa destrucción de edificios e infraestructuras.

Toyota anunció que suspendería las operaciones en la mayoría de las plantas de montaje en todo Japón. La interrupción se llevará a cabo en etapas y será por al rededor de una semana.

Se espera que la suspensión escalonada a través de las plantas de Toyota dará lugar a una caída en la producción de por lo menos unos 50 mil autos, informó el diario británico “BBC”.