Los jueces Awilda Reyes Beltré y el ya dimitido integrante del Consejo del Poder Judicial, Francisco Alberto Arias Valera, fueron condenados esta madrugada a tres meses de cárcel preventiva por presuntas actividades corruptas.

El juez de instrucción especial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, Ramón Horacio González, fue el encargado de dictar la sentencia.

Reyes cumplirá la condena en el centro de corrección para mujeres en Najayo y Arias lo hará en el de hombres.

La fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, ya consideró ayer que "procede" la prisión preventiva, como medida de coerción.

La fiscal dijo que "evidentemente procede" dictar prisión contra los imputados.

Asimismo, pidió que en este caso "se aplique la justicia".

A su vez, ambos jueces aseguraron ayer antes de conocerse la medida de coerción en su contra, que demostrarán su inocencia en los tribunales y no se irán del país.

"Ni las condenas, ni las pruebas, harán que nos sustraigamos del proceso, así nos diga la Fiscalía que nos va a matar a pedradas o que nos va a poner en una horca", aseguró Reyes a su llegada al Palacio de Justicia.

Por su lado, Valera dijo que la Fiscalía "no tiene ningún tipo de pruebas" que le vinculen con las imputaciones en su contra.

La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) solicitó esta semana medida de coerción, consistente en prisión preventiva, en contra de Reyes y Arias.

El mes pasado el Consejo del Poder Judicial dispuso la suspensión sin disfrute de salario y remisión a juicio disciplinario de los magistrados José Duvergé Mejía, Rosó Vallejo Espinosa, Víctor Mejía Lebrón, Awilda Reyes Beltré y Delio Germán Figueroa.

Sobre estos jueces se ciernen acusaciones de supuestas faltas graves en sus funciones como responsables de impartir justicia.