El Tribunal Colegiado de San Cristóbal condenó hoy a 15 y 10 años de prisión a dos imputados de operar, junto a los hermanos colombianos Huber Oswaldo y Ángel María Buitrago, un laboratorio de drogas en una finca ubicada en la comunidad Cabeza de Toro, San Cristóbal.

Los también colombianos John Jairo Roldán y Juan Carlos Vargas Gómez fueron sentenciados a 15 y 10 años de reclusión, respectivamente, tras ser hallados culpables de los delitos de lavado de activos provenientes del narcotráfico y de violar la ley 36 sobre comercio, porte y tenencia de armas.

El Ministerio Público, al dar a conocer la información, reveló que la sentencia acogió el pedido de sus fiscales, que demostraron la culpabilidad de los imputados.

El tribunal, además, ordenó el decomiso de la finca donde funcionaba el laboratorio, valorada en más de 30 millones de pesos, una camioneta marca Toyota y varias armas de fuego.

Sin embargo, la corte, por el mismo caso, descargó y ordenó la libertad de los hermanos Buitrago y de la dominicana Ambalina Patrone.

La Fiscalía, no obstante, dijo que los Buitrago continuarán en prisión como medida de coerción por un proceso que se le sigue por falsa identidad y lavado de activos producto del narcotráfico, luego que le fueran ocupadas sustancias narcóticas y dólares en una operación llevada a cabo a nivel nacional en el denominado caso Caleta, el cual tiene audiencia de juicio para el día 26 de noviembre en el Distrito Nacional.

Durante la audiencia celebrada en San Cristóbal el Ministerio Público estuvo representado por la Procuraduría Especializada Antilavado de Activos y la Procuraduría Fiscal de San Cristóbal, las cuales evaluarán la posibilidad de apelación de los descargos que les fueron otorgados a éstos tres últimos imputados.

La lectura íntegra de la decisión será leída el 1 de diciembre del año en curso, a partir de las 9:00 de la mañana.

En la finca que fue ocupada en la comunidad de Cabeza de Toro, en San Cristóbal, se descubrió que operaba un laboratorio para el procesamiento y distribución de drogas, de acuerdo a los instrumentos o herramientas que se encontraron en la finca.