El probable candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, realizó este fin de semana otra de sus polémicas declaraciones y acusó a su rival demócrata Hillary Clinton de haber sido “cómplice” de las infidelidades conyugales de su marido, Bill.

Esas afirmaciones sobre Hillary “forman parte del juego” desde el momento en que los Clinton aparecen juntos en la campaña, se justificó el millonario empresario en una entrevista difundida el domingo por la cadena ABC.

“Está casada con un hombre que fue el peor agresor de mujeres de la historia de la política. Está casada con un hombre que hizo sufrir a muchas mujeres”, dijo Trump el sábado en el estado de Washington.

“Y Hillary fue cómplice y trató a esas mujeres de forma espantosa”, añadió el candidato. “Y algunas de esas mujeres quedaron devastadas, no por él, ¡sino por el modo en que ella las trató!”

Estos nuevos ataques ponen de relieve la estrategia de Donald Trump para recuperar al electorado femenino, desconfiado por sus repetidas declaraciones misóginas: poner en la misma bolsa a Bill y a Hillary Clinton, y sugerir que es insensible al sufrimiento de las mujeres.