El presidente electo de EE.UU., Donald Trump, celebró el Día de Acción de Gracias con su familia en Mar-a-Lago, su exclusivo club en Palm Beach, en la costa del sur de Florida, donde se ofreció un copioso y selecto menú.

Trump y sus familiares estaban deseando pasar una noche juntos para celebrar y agradecer sus "muchas bendiciones", según dijo una portavoz de su equipo al grupo de periodistas que ha seguido al mandatario electo a Florida.

También les facilitó el menú de Acción de Gracias que se sirvió hoy en Mar-a-Lago y que incluía varia alternativas al tradicional pavo asado, además de una nutrida lista de entradas y postres.

Dos clases de sopa, incluida una de langosta, la ensalada "Mr. Trump Wedge" y otros platos con vegetales, y una selección de mariscos constituían la oferta antes del plato principal.

Como plato fuerte, además del pavo, los comensales podían elegir entre pierna de cordero, lubina chilena, costillas de cerdo, lomo de res o vieras.

Para finalizar, se sirvieron las "Sensaciones Dulces": pastel "Trump" de tres capas de chocolate, pastel de calabaza, pastel de coco tostado, "eclairs" de chocolate, pastel de nuez pecana, "brownies" de chocolate caliente, pastel cremoso de lima y manzana crujiente.

Trump, que asumirá la Presidencia de Estados Unidos el 20 de enero, llegó a Palm Beach el martes por la noche.

Este miércoles emitió un video con motivo del Día de Acción de Gracias en el que hizo un llamamiento para superar las divisiones que surgieron durante la reciente campaña electoral y sumar esfuerzos para "reconstruir" el país.

"Acabamos de terminar una larga y dura campaña política", afirmó Trump en el video difundido por la oficina de transición presidencial.

"Las emociones fueron crudas y las tensiones no sanan fácilmente de un día para otro", reconoció el magnate republicano, que el pasado 8 de noviembre derrotó en las urnas a la aspirante demócrata, Hillary Clinton.

Trump pidió a sus compatriotas "sanar" las heridas dejadas por las divisiones políticas surgidas durante la campaña y "avanzar como un solo país", con propósitos compartidos y "una resolución común".

"Esta histórica campaña política ha terminado, pero ahora comienza una campaña nacional para reconstruir nuestro país", insistió. "Cuando Estados Unidos está unificado, no hay nada más allá de nuestro alcance", agregó.