El candidato republicano a la presidencia de EE.UU., Donald Trump, rompió ayer su silencio sobre la neumonía de su rival demócrata Hillary Clinton, deseándole una pronta recuperación, informó Fox News.

“Tuvo un ataque de tos hace una semana y suponía que era una neumonía”, ha reconocido Trump. “Solo espero que se recupere para volverla a ver en los debates”, ha agregado el aspirante republicano a la Casa Blanca.

A Clinton le fue diagnosticada el pasado viernes neumonía, lo que se dio a conocer varias horas después de que la candidata se indispuso en la ceremonia dedicada al aniversario del 11-S.

Además, según informó la cadena CNN, el magnate inmobiliario ha prohibido a su equipo de campaña realizar comentarios negativos sobre la salud de Clinton.

Fuentes involucradas en la campaña electoral del Partido Republicano han revelado que los ayudantes de Trump han sido instruidos para no publicar en las redes sociales ningún comentario relacionado con la salud de Clinton y que el desacato de esas órdenes puede tener consecuencias, incluido el despido.

Las declaraciones públicas de los republicanos respecto a la delicada situación de la exsecretaria de Estado se limitarán a desearle “una pronta recuperación” y mostrar “respeto”, según la cadena informativa.