El aspirante republicano a la Presidencia de EE.UU., Donald Trump, pidió este sábado en Tampa (Florida) el voto al electorado hispano y negro de este vital estado, donde hay un empate técnico en las encuestas con su rival, Hillary Clinton.

“Qué demonios tienen que perder, voy a arreglar la situación”, dijo Trump a los votantes latinos y negros en su primer acto electoral del sprint final de campaña antes de las elecciones, en el que visitará ocho estados, incluida una nueva visita a Florida el lunes.

Trump dijo que los negros y los latinos sufren en las ciudades de Florida y todo el país de “altos índices de criminalidad; la educación que reciben es la peor y no hay trabajos”, pero se comprometió a solucionar esta situación en caso de ganar el 8 de noviembre.

De esta forma, aseguró, no hará como los demócratas que cada cuatro años se “olvidan” de estos votantes una vez concluidas las elecciones.

Estos sectores del electorado, que los sondeos indican que apoyan masivamente a Clinton, pueden ser vitales para determinar quién ganará los 29 votos electorales que se le entrega a quien gana en Florida y que Trump necesita para poder alcanzar los 270 en total que otorgan la llave de la Casa Blanca.

Los latinos representan el 16 por ciento de los votantes registrados en Florida, mientras que los negros suponen el 13 por ciento, y su voto es crucial en estos comicios en Florida, donde las encuestas apuntan a una ventaja mínima de la demócrata.

“Los números de la gente que ha votado lucen bien”

En Florida, los latinos han salido a votar en las elecciones anticipadas o por correo en 4 puntos porcentuales más que en 2012, pero la participación negra ha caído 7 puntos en comparación con las presidenciales anteriores, en la que el candidato era el actual presidente Barack Obama, quien finalmente ganó en el estado.

“Los números de la gente que ha votado se ven bien”, dijo en referencia a los datos de voto anticipado, que muestran una diferencia de menos de 7,300 votos entre los votantes registrados como demócratas y republicanos que han ejercido ya su derecho al sufragio, sobre un total de 5,7 millones de votantes en Florida.

El empresario indicó que el voto final de negros e hispanos será “muy diferente” de lo que la gente piensa,  destacó el apoyo que ha recibido de parte del exilio cubano y tomó prestado un cartel de un participante del mitin en el que se podía leer “Mujeres cubanas por Trump” para mostrarlo a los asistentes al acto.

“Clinton es la candidata del pasado, nosotros somos el movimiento del futuro”, dijo el candidato republicano, que aseguró que ha llegado el “momento del cambio, el tiempo de un nuevo liderazgo”, mientras los asistentes gritaban “Queremos a Trump”.

La medias de sondeo que realiza la web Real Clear Politics indican que Clinton tiene una ventaja sobre Trump menor 2 puntos al nivel nacional.