Hillary Clinton y Donald Trump, con su ropa, representan dos formas de ver –y gobernar– a Estados Unidos que han chocado por mucho tiempo.