Trump venció cómodamente a su compañero republicano John Katich con un 35.2 por ciento sobre un 15.8 por ciento.

En otro remezón más al “establishment”, Sanders tomó el primer lugar de los Demócratas con el 60 % de los votos contra el 38.3 %de Hillary Clinton.

Parece que el descontento generalizado de Estados Unidos con el statu quo político está resultando enormemente ventajoso tanto para los republicanos como los demócratas forasteros. Kyle C. Kopko, profesor asistente de ciencias políticas en la Universidad de Elizabethtown, EE.UU., explica a Metro cómo estos resultados impactan la carrera presidencial hacia la Casa Blanca.

¿Qué aprendimos de New Hampshire?

En primer lugar, la campaña de Hillary Clinton está peor de lo que pensábamos. Después que Bernie Sanders ganara prácticamente todos los grupos demográficos, el equipo de Clinton tendrá que volver a evaluar su estrategia electoral y su mensaje. Ella todavía es la favorita para ser la candidata demócrata, pero la primaria podría prolongarse debido la holgura de la victoria de Sanders en New Hampshire y su creciente popularidad en todo el país.

En segundo lugar, se trató de una mala noche para el establishment del GOP. Donald Trump ganó en grande, y Ted Cruz terminó mejor de lo esperado. Por otra parte, Marco Rubio tuvo un pobre desempeño, probablemente debido a su desempeño en el debate del sábado pasado.

¿Qué significa la victoria de Trump y Sanders en las primarias de New Hampshire?

A Trump le seguirá yendo bien y ganará impulso hasta que más candidatos republicanos salgan de la carrera. En ese momento, los votantes probablemente se unan a alguien que no sea Trump. Aunque él es popular entre los segmentos de los republicanos, todavía tiene altos índices de desaprobación, lo que hace probable que una mayoría de los votantes republicanos apoye a otro candidato en los próximos meses.

Pero, eso depende de que otros candidatos republicanos salgan de la carrera. Sanders tiene más credibilidad como candidato nacional gracias a su victoria decisiva en New Hampshire. El resto del proceso primarista no será fácil para Hillary Clinton.

Su equipo tendrá que encontrar una manera de atraer a los votantes que de otro modo podrían apoyar a Sanders.

¿Cuáles son los mayores perdedores?

Chris Christie tuvo una mala actuación en New Hampshire. Atacó fuertemente a Marco Rubio en el debate del sábado, pero su mensaje sobre la importancia de la experiencia ejecutiva no tuvo éxito, al menos para él.

En cambio, los votantes de New Hampshire apoyaron a John Kasich como una alternativa a Trump y Cruz. Y Hillary Clinton también tuvo una actuación muy pobre en New Hampshire, sobre todo si se considera que ganó New Hampshire en 2008. En 2016, ella perdió New Hampshire a un autoproclamado socialista por casi 22 puntos.

¿Qué tienen que hacer ahora los rivales de Trump y de Sanders?

En el lado republicano, más candidatos tienen que abandonar la carrera si quieren tener una oportunidad seria para poder desafiar a Trump.

Ciertamente, Ted Cruz es una alternativa conservadora. Sin embargo, existe la cuestión de quién será el candidato del “establishment”. Parecía ser Rubio hasta hace muy poco. Ahora solo hay que esperar para ver quién tiene el dinero suficiente para permanecer en la carrera, y quién se ve obligado a abandonarla.

En cuanto a Hillary Clinton, necesita reformular su mensaje. La campaña de Bernie Sanders hace hincapié en que sus seguidores son todos parte de una revolución política –hacen hincapié en el colectivo. Hillary no ha sido capaz de hacer que los votantes, en especial los jóvenes, sientan esa sensación de inclusión. Como resultado, ha habido menos apoyo para Hillary Clinton.

¿Es New Hampshire una especie de punto de medición par el resto de la carrera?

Sí y no. New Hampshire es un estado muy importante en el inicio de la carrera primarista, y que sin duda puede marcar la pauta para futuros estados en la primaria. Sin embargo, New Hampshire es un estado menos poblado (poco más de un millón de personas viven allí), y es bastante homogéneo.

New Hampshire no es un microcosmos de los Estados Unidos. Sin embargo, la primaria de New Hampshire sin duda demuestra si un candidato tiene la capacidad de librar una feroz campaña y participar en la política de venta mediante juntas con los individuos en reuniones en el ayuntamiento. Estas son todas las características importantes de las campañas y los candidatos seleccionados.

¿Qué se puede esperar?

Todas las apuestas están cerradas. Carolina del Sur será una primaria difícil para los republicanos que buscan terminar segundo o tercero. Donald Trump tiene una considerable ventaja en las encuestas en Carolina del Sur, pero no está claro cómo les irá a los otros candidatos. El “Caucus” de Nevada también será una prueba importante para Bernie Sanders.

Si logra producir una fuerte presencia en ese estado, él ciertamente se establecerá como una alternativa viable a Hillary Clinton.