El padre publicó el doloroso momento por una razón: hablar de la epidemia de heroína que sacude a Estados Unidos desde hace meses