La Organización Mundial de la Salud (OMS) por motivo de celebrarse el 24 de marzo el Día Mundial de la Tuberculosis, pide a los gobiernos, las comunidades, la sociedad civil y el sector privado que actúen unidos para poner fin a la epidemia de la Tuberculosis.

Según el informe mundial de la OMS del 2015, la Tuberculosis  junto a la infección VIH Sida, es una de las primeras causas de mortalidad en el mundo.

En República Dominicana, en los últimos 10 años, la incidencia de la enfermedad ha tendido a disminuir, sin embargo, por la alta prevalencia de la Tuberculosis en Haití,  se ha reflejado en este mediante la inmigración de los haitianos, comenta la neumóloga-internista, Evangelina Soler.

Por los síntomas que presenta esta afección, es considerada como una simuladora. Puede expresarse como un proceso gripal, un daño abdominal, confundirse con una infección de vías urinarias o un tumor, comenta la neumóloga.

Toda población está expuesta al contagio, aunque existe más vulnerabilidad en los niños, envejecientes y personas que tengan el sistema inmunológico deteriorado, aclara soler.

La inhalación es la principal vía de propagación de esta enfermedad  causada por la bacteria Mycobacterium.

“Cuando una persona tose, ríe o habla, puede contagiar a otras, ya que emite múltiples gotitas que van cargadas del bacilo”.

 Esto se debe a que la Tuberculosis perjudica órganos como el pulmón, el riñón y el hígado, especifica Soler.

Asimismo, resalta que una caracterítica peculiar del afectado, es que se convierte en sintomático respiratorio porque tose y tiene fiebre vespertina alrededor de 15 días.

A pesar de que esta enfermedad tiene cura, la falta de cuidado y chequeos médicos al padecerla conduce a la muerte.

 En este caso, Soler recomienda a la población realizarse un chequeo anual, y a las personas que sientan algún síntoma de los mencionados que acudan de manera inmediata al médico.

Con relación al tratamiento, menciona que dentro del Programa Nacional Contra la Tuberculosis  de Salud pública se cubre los medicamentos básicos para tratarla.

Sin embargo, la enfermedad puede tener secuelas por daños a algunos órganos mediante el tratamiento, por lo que el paciente o sus familiares tienen que pagar costos adicionales, dice.

Esta es la razón por la cual es importante tener un seguro de salud, afirma la neumóloga.

Una licencia médica, para una persona con Tuberculosis, es de 15 a 30 días en las mejores de las condiciones, y si no tiene un buen seguro de salud, no puede seguir costiando lo que haga falta en el proceso, aclara.

De igual manera, Juan Carlos Contin, vicepresidente de negocios en la aseguradora BMI, indica que el tener una buena cobertura de seguros de salud, no deja que la familia se vean afectadas por la economía a la hora que uno de sus miembros padezca un tipo de afección como esta.

“Una enfermedad como la tuberculosis es hacer una inversión grande durante y después del proceso, porque en la recuperación, este también tiene que ausentarse en el trabajo para no contagiar a los demás”.

Contin resalta que BMI Seguros tiene los mejores especialistas del país, y pesar de ser internacional es asequible para todo público contrario a lo que la mayoría cree.