“Es probable que el PKK esté detrás del ataque, ya que por lo general ISIS hace bombas suicidas y esto fue detonado de forma remota. Además, el objetivo era un blanco militar. ISIS por lo general es menos exigente en sus ataques.

Turquía es muy vulnerable. Erdogan utiliza una excusa para poner en marcha la guerra contra el PKK para ganar una elección. Él tiene ahora una insurgencia renovada en las manos. También quiere derrocar al líder sirio Assad y eso ha permitido que Turquía sea un conducto para los combatientes ISIS de la oposición de Siria y sus suministros. Ahora ISIS se ha vuelto en contra de Turquía y también está lanzando ataques. Por lo tanto, tienen de hecho a dos grupos que les atacan.

Sin embargo, el terrorismo sigue siendo un hecho raro. Los precios en los lugares turísticos de Turquía disminuirán. Así que los turistas que no ven la televisión podrán obtener unas buenas rebajas en sus viajes. Es una pena sacar ventaja de un suceso tan trágico, pero el pueblo turco y la economía se verán favorecidos por cualquiera de estos turistas intrépidos.

Probablemente se producirán más ataques de los dos grupos. Ese empeoramiento de la situación ocurrirá porque Erdogan es probable que les no va a conceder a los kurdos una autonomía suficiente. También, probablemente, él no dejará de intentar desestabilizar a Siria. Así, Turquía será más inestable, lo que en realidad tal vez le ayude a Erdogan a conseguir los cambios constitucionales que quiere para ser más autócrata. Las amenazas a la seguridad por lo general ayudan a los hombres fuertes a consolidarse en el poder”.