A  una semana de Uber llegar al país la “empresa de tecnología que ofrece servicios de transporte privado”, sostiene que ya ha recibido 2,300 solicitudes de socios conductores. 

De esos, 140 ya ingresaron como socios y 12,500 personas se han registrado como usuarias, asegura la empresa en sus redes sociales y a través de un comunicado de la firma Newlinks Croup Company.

La compañía manifestó que  los socios conductores han recorrido 16 mil 630 kilómetros y el viaje más largo  ha sido de Santo Domingo a Punta Cana.

“La empresa tecnológica ha sido bien recibida por sus nuevos usuarios locales, los cuales destacan ventajas como la comodidad y seguridad”, resalta Uber en el comunicado.

Ángel y demonio

Durante este exitoso debut, las protestas no se han hecho esperar, pues sindicatos  de transporte y taxistas de varias partes del país se han manifestado en contra de esta compañía por su alegado funcionamiento ilegal como servicio de taxi.

Taxistas de Santiago, pertenecientes a la Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT), encabezada por su presidente Juan Marte,  se unieron a la marcha de protestas en contra de Uber y demandaron que se garantice el derecho a laborar de los taxistas, alegadamente vulnerados por esta franquicia.

El gremio advirtió que en los próximos días continuará sus reclamos en las cercanías de clínicas, hospitales, supermercados y tiendas, donde sus afiliados ofrecen servicio.

El rechazo desde el litoral oficial también persiste. Desiderio Ruiz, presidente del Consejo de Administración y Regulación de Taxis (CART) habló con Metro y dijo: “le solicitamos a los representantes de Uber que se acercaran y nos contaran en qué consistía su proyecto y que procuraran someterse  al sistema de regulación. Hasta ahora Uber no ha acudido a ese llamado”.

Otros de los que se han manifestado en contra de Uber son los miembros de la Federación Dominicana de Taxis Turísticos (Codotatur), quienes se reunieron y amenazaron con realizar una jornada de protesta en el sector transporte, que podría devenir en una paralización nacional.

Ante esta cadena de marchas y protestas, la Cámara Dominicana de Comercio Electrónico de la República Dominicana (Cadolec), ve con preocupación  los movimientos de los sindicatos de transporte e instó a las autoridades del país a tomar medidas preventivas para evitar que los conductores o usuarios de Uber sean objeto de agresiones, informó la entidad en declaraciones a medios de comunicación.

Durante esta semana también han sido múltiples los elogios y expresiones de respaldo, así como los testimonios satisfatorios de los usuarios.

Pero también de los conductores. Carlos Javier Leger es socio  de Uber y contó a Metro su experiencia: “Me hice Uber Partner, he dado unos 15 servicios, el más largo siendo desde la Av. Independencia hasta el Jardín Botánico, menos de $170 pesos le salió al cliente”.

Explica, sin embargo, que tiene esa opción como completivo de sus ingresos. “Me sale rentable pero es un extra para mí y para vivir de eso tendría que trabajar seis días a la semana, seis horas por día, y en mi trabajo personal gano más de lo que haría con Uber bajo ese ritmo”, indicó.

Le prepara su expediente

Con base en testimonios como este, al director del CART de poco le vale que Uber explique que se trata de una plataforma tecnológica y no una compañía de taxis.

“La plataforma no es más que el medio tecnológico mediante el cual se hacen las contrataciones del usuario y el taxista, pero la actividad en si es una como cualquier otra de taxi”.

Agregó que ninguna compañía de taxis, salvo el caso de Tuv Sud, es propietaria de los vehículos.

“El sistema de taxi se opera mediante la intermediación que hacen las empresas de taxi, los dueños  de los vehículos son los taxistas que no son empleados de la compañía”, insistió, para atacar los argumentos de Uber.

En consecuencia, dijo, el próximo paso será llevar el asunto ante la jurisdicción judicial correspondiente, a los fines de que los tribunales determinen el tipo de violación a  la ley y las eventuales sanciones.

Ruiz aseguró que el proceso para someter a Uber a la Justicia está en marcha y que ya se levantaron las actas de infracción, “ya es un tema de que Uber está operando y no un proyecto, en los próximos días será enviado mediante el Ministerio Público, es un tema de carácter penal”, dijo.

Y, mientras el sometimiento va y viene, Uber se afianza en las calles y en los celulares del Gran Santo Domingo y de Santiago.