Luis de Uriarte, director de Comunicación de Uber para México, Centroamérica y El Caribe, habló con Metro y anunció que muy pronto el servicio estará en operación en el país, pese a la advertencia oficial de que está al margen de la ley.

“Ahora lo que estamos haciendo es asegurando  tener el mayor número de socios conductores. Nos vamos a lanzar en los próximos días, seguro antes de que termine el año”, expresó De Uriarte.

Uber no es una compañía de taxi, argumentó su representante. “No somos  una empresa de transporte, lo que somos es una empresa de tecnología, que desarrolla una aplicación para que la persona que la descargue pueda pedir un servicio de chofer privado”.

Ante las advertencias del Consejo de Administración y Regularización de Taxis (CART), de que para ofrecer servicios en el país debe llenar los requisitos que demanda esa institución, De Uriarte insistió en que Uber no  tiene una flota de carros ni emplea a los socios conductores.

Desiderio Ruiz, director del CART informó que “Uber aún no se ha registrado para operar de manera legal en el país” y recalcó su advertencia de la semana pasada, que si comienza a realizar sus actividades comerciales, lo hará fuera de la ley.

 Luis de Uriarte planteó que  la empresa está constituida en el país “con todos sus registros legales” y alegó que no tiene necesidad de registrarse en el CART.

“Es importante aclarar que siempre nos hemos acercado a las autoridades de las ciudades donde llegamos, para explicarles los beneficios del autoempleo, ofertas competitivas para el consumidor”, dijo.

“Estamos abiertos si las autoridades tienen alguna regularización con relación a la aplicación; un ejemplo es México, que permite al cliente decidir cómo quiere su servicio de transporte”.

“No son taxistas, son personas que están ofreciendo un servicio de chofer privado”, insistió en conversación telefónica.

La compañía trabaja en una oficina en la calle Federico Geraldino número 6, en el ensanche Piantini, donde recibe todos los días en horarios vespertinos a las personas interesadas en sumarse.

El personal que allí ofrece servicio se maneja con cautela y manifiesta cierto miedo a la exposición, según comprobó Metro en una visita.

La compañía aclaró que no tiene una cantidad exacta de choferes afiliados y que aun realiza los exámenes a las personas que se quieren darse de alta en la aplicación.

Los conductores que quieren participar como choferes privados tienen que pasar por un control para ofrecerle al usuario un buen servicio, con pasos tales como examen psicométrico, manejo del estrés, demostración de vocación de servicio, examen psicológico y certificación de ausencia de antecedentes penales.

El socio conductor de Uber puede trabajar el día y las horas que quiera.

Expectativas

Algunos ciudadanos y taxistas ven esta empresa como una excelente opción por Internet, ya que la modalidad entra acorde con la modernidad.

“Sé que es una excelente opción para el cliente, aunque hay oposición de varios gremios choferiles. Yo como taxista estacionario que soy no me quejaría de que se incursione en esa modernidad, es una atractiva opción de dar un servicio rápido y eficiente y con facilidad de pago para el cliente”, comentó Emilio Beltré, taxista.  “Si yo tuviera un vehículo con mejores condiciones sí me afiliaría, y daría un servicio exclusivo”.

Sobre el temor de resultar desplazado por esta innovación, sostuvo que el que se anuncia representa “otro concepto de servicio” y que “el pastel es para todos”.

Contario a Beltré, Antony  Campusano entiende que Uber “puede venir a desplazar las compañías tradiciones de aquí”, porque “en este país no hay organización, así que puede traer más conflictos”. “Si pudiera afiliarme lo haría, pero a veces te pintan una cosa y luego es otra”.

75% para el chofer y 25% para Uber

Uber ha desarrollado una  tecnología para que cualquier dominicano que quiera tener un ingreso ofreciendo servicio de chofer privado pueda conseguir a sus clientes o usuarios que deseen ese servicio; sirven como el facilitador de tecnología para un contrato entre privados, agregó el portavoz de la empresa. “Estamos generando empleo para muchas personas, el 75% se irá al bolsillo del chofer y el 25% es la comisión que Uber cobrará por el uso de la tecnología que usará este microempresario”, puntualizó el ejecutivo.

Calificación en línea

Cualquier persona que tengo un teléfono inteligente puede descargar la aplicación de Uber de manera gratuita. Se registra con un correo electrónico con su nombre y una tarjeta de crédito. De igual forma debe hacerlo  el chofer. “El hecho de no manejar efectivo es por seguridad”, pondera De Uriarte.

El 100% de los viajes se somete a la calificación del usuario cuando termina el viaje. No puede volver a utilizar el servicio sin antes haber otorgado una puntuación del 1 al 5. Además, puede dejar mensajes por escrito y cualquier problema lo puede comentar en tiempo real para responder.

El socio conductor también califica al usuario.