Los cancilleres y jefes de delegación de la UE y de la Celac acordaron hoy fortalecer el diálogo y trabajar para buscar solución a temas comunes como el cambio climático, tras una reunión de dos días en cuyos márgenes se abordó el proceso de paz de Colombia y la situación en Venezuela.

Aunque el tema de Colombia no formó parte del programa oficial de los cancilleres de la Unión Europea y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), sí estuvo presente en la intensa agenda bilateral que se celebró paralela al cónclave de dos días, al igual que la situación política de Venezuela.

En una rueda de prensa posterior a la firma de la Declaración de Santo Domingo, la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Seguridad, Federica Mogherini, reiteró el apoyo de la UE al proceso de paz en Colombia y señaló que se ha invitado al presidente Juan Manuel Santos a viajar a Bruselas el 12 de diciembre próximo para el lanzamiento de un fondo fiduciario para apoyar el proceso de paz.

Mogherini confirmó que ayer se reunió en la capital dominicana con la canciller colombiana, María Ángela Holguín

En su intervención, Mogherini abogó, además, por un diálogo "sincero" y "constructivo" en Venezuela.

Tanto la alta funcionaria de la UE como el canciller dominicano, Miguel Vargas, se reunieron en Santo Domingo, por separado, con los facilitadores de Unasur, el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y el exgobernante dominicano Leonel Fernández para hablar sobre Venezuela.

En la rueda de prensa, Vargas también expresó su apoyo al proceso de paz en Colombia y el respaldo al anuncio de diálogo en Venezuela "en un marco de respeto que le dará mayor fortalecimiento".

Al término del encuentro, los cancilleres aprobaron la declaración de Santo Domingo, en la que acordaron intensificar las relaciones de financiación para el desarrollo y el cambio climático.

Los cancilleres reconocieron que los países de renta media continúan teniendo importantes dificultades para alcanzar el desarrollo sostenible, por lo que decidieron tomar en cuenta dichas dificultades en el diseño de estrategias y políticas con el fin de promover un enfoque coherente y amplio en los programas de ayuda oficial para el desarrollo hacia dichos países.

El secretario de Estado español de la UE, Fernando Eguidazu, señaló que muchos países se han quejado y España los ha "apoyado enérgicamente" de que a medida que van aumentando la renta salen de la lista de países elegibles para la ayuda oficial al desarrollo.

En declaraciones a Efe, Eguizadu consideró qué se debe estudiar cómo ayudar a los países de renta media y que en la declaración de Santo Domingo se ha recogido un compromiso de la "UE de estudiar la graduación", es decir, cómo se valora los cambios en las formas de ayuda al desarrollo en función de los crecimientos del nivel de renta.

Eguidazu también resaltó que España propuso una alianza para la productividad que consiste en que todas las iniciativas a favor del desarrollo que están dispersas en los programas de trabajo y en el plan de acción de la UE y la Celac se coordinen y se involucre también al sector privado, sobre todo, a los empresarios.

Esta propuesta española ha quedado reflejada en la declaración de Santo Domingo, en la que los cancilleres comparten el desafío de mejorar el aumento de la productividad, por lo que encomiendan a los funcionarios de alto rango de la Celac y la UE realizar consultas con el sector empresarial para identificar los objetivos y modalidades para una posible asociación entre ambos organismos en este campo e informar durante la próxima cumbre.

En la declaración también se subraya la necesidad de un diálogo abierto y constructivo y de una colaboración más estrecha en materia fiscal, reconociendo la importancia de abordar la evasión fiscal, la erosión de la base impositiva y el traslado de beneficios (BEPS, en sus siglas en inglés).

Además, acogieron la firma del acuerdo constitutivo de la Fundación UE-ALC como organización internacional como un instrumento importante de su relación birregional y alientan a todos los países a promover apoyo financiero, legal y político para esta entidad.

Antes de la firma del documento final, Mogherini se reunió con los ministros de Relaciones Exteriores del Foro del Caribe (Cariforum) para repasar los temas de interés.

La alta representante de la UE también mantuvo hoy un encuentro bilateral con los cancilleres de la Alianza del Pacífico (México, Colombia, Chile y Perú) para fortalecer los lazos entre ambos bloques.

La próxima cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Celac-UE se celebrará en 2017 en El Salvador, país que recogerá en enero próximo el testigo de la presidencia pro tempore de la Celac de manos de República Dominicana.