Aunque en el seno del Senado sus integrantes estuvieron de acuerdo en aumentarse el salario en RD$RD70 mil, para llevarlo a RD$320 mil, sin contar los beneficios, fuera de la cámara alta alcanza un amplio consenso el repudio a esta medida, considerada como abuso de poder.

Empresarios, políticos, religiosos y sociedad civil condenaron esta medida que los representantes provinciales tuvieron la oportunidad de aprobar a su favor, mientras diversos sectores, con salarios por debajo de la canasta familiar, presionan, exigen, demandan o suplican incrementos salariales.

Esta medida representará cada mes para el Estado dos millones 240 mil pesos adicionales, RD$26.8 millones por año, sin contar las regalías.

“Ese es un tema que constitucionalmente el país debe abocarse a revolverlo los senadores y diputados se hacen mucho daño con ese tipo de acciones”, expuso ayer el presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP), Rafael Blanco Canto, quien retomó su propuesta de un cuerdo político para garantizar la estabilidad democrática en el país.

También el presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, monseñor Nicanor Peña, llamó la atención de que quienes tienen el poder “se sirvan con la cuchara grande”, con la aprobación de normas que les favorecen en lo personal.

La excandidata vicepresidencial por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), Carolina Mejía, llamó la atención de la necesidad de que el país revise los salarios de “una cantidad de trabajadores que sí necesitan de un ajuste”. También en el campo partidista, la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, sostuvo que esta actitud del Senado, de gran mayoría peledeísta, no se corresponde con la línea de austeridad del presidente Danilo Medina.

En cambio, la coordinadora de Participación Ciudadana, Josefina Arvelo, informó que el movimiento de sociedad civil se encuentra evaluando esta medida y que fijará posición al respecto.

Cómo se justifican

El senador peledeísta Adriano Sánchez Roa argumentó que La ley 105-13, sobre Regulación de Salarios del Estado Dominicano, ordena el “ajuste de sueldo” de todos los funcionarios de los tres poderes estatales y que “el único poder que no había hecho uso de esa ley era el legislativo.

Dijo que la norma fija en 400 mil pesos la remuneración del presidente de la República, igual que el presidente de la Asamblea Nacional, en este caso el senador peledeísta Reinaldo Pared Pérez.
Alegó que había un acuerdo  para que los senadores ganen el 80 de lo que gane quien ocupe la presidencia del Senado.

Diputados no “indexarán” su sueldo.

Ante el temor de que los diputados emularan la acción de los senadores, la presidenta de la cámara baja, Lucía Medina, declaró en sesión que eso no ocurrirá.

“Los diputados y diputadas que cobraron saben que no ha habido (aumento) y mientras yo esté en este año legislativo no lo habrá; la Constitución de la República me lo prohíbe, si debió haberse hecho, no se hizo y por tanto ni lo hice ni lo haré para que estén tranquilos y del tema no se hable más”, advirtió Medina, y acontinuación dio un malletazo.

La decisión le generó críticas de sus compañeros legisladores, quienes exigen una “indexación” del salario.

El reformista Pedro Botello, expresó que los congresistas de la cámara baja esperan que su presidenta asuma “la responsabilidad” de defenderlos, ya que en la sociedad “no tienen quién los defienda”.