Un millón de ciudadanos clamaron ayer por la liberación de Pizza, el oso polar encerrado en un centro comercial de la ciudad china de Cantón (sur) cuya salud mental se ha visto deteriorada, denuncian activistas en defensa de los animales.