Millones de espectadores alrededor del mundo no se perdieron ningún detalle del debate presidencial de Estados Unidos; ni siquiera el vuelo de una mosca