Una mujer de Kingsport, Tennessee, Estados Unidos, falsificó dólares porque, según ella, el presidente Barack Obama había aprobado una ley que permitía la impresión de dinero en casa.

La policía se presentó en una gasolinera después de que un empleado se quejara de que la mujer identificada como Pamela Downs, le había pagado con dinero falso.

El empleado aclaró que la mujer de 45 años le había entregado un "documento" con el cual tenía permitido usar ese dinero.

Después de constatar que el documento era falso, la policía también encontró en el bolso de Downs un billete de 100 dólares, que había sido creado con una impresora de inyección de tinta.

En la cárcel, Downs admitió haber impreso el dinero en su casa, asegurando que había leído en Internet que Obama había aprobado una ley que le permitía crear su propio dinero.

Tras una investigación, las autoridades estimaron que Downs, en total, tenía en su poder entre 30 y 50 mil dólares. Ahora presentarán cargos por falsificación y simulación delictiva, informó el portal de noticias "Times News".