El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Procuraduría General dominicana presentaron hoy la campaña "No hay excusas", una iniciativa con la que procuran luchar contra la explotación sexual a menores de edad.

Durante la presentación de la campaña, Rosa Elcarte, representante de Unicef, dijo que la explotación sexual infantil está definida como una forma de esclavitud moderna, una violación severa a los derechos humanos y una forma de violencia sexual hacia niños, niñas y adolescentes.

"La explotación sexual no tiene excusas ya que algunos explotadores, especialmente los clientes, pretenden encontrar justificación, alegando que los niños y las niñas los provocan o están de acuerdo", subrayó.

Afirmó que una niña o una adolescente no tiene el desarrollo neuronal ni la madurez psicológica y mental para buscar "voluntariamente" ser explotada.

Explicó que las niñas siempre han sido llevadas a ese punto por presiones de familiares, de proxenetas, de entornos sociales donde solo se considera el cuerpo de la niña como una herramienta para obtener recursos.

Una menor, dijo, "siempre es una víctima, que hay que rescatar y apoyar para que pueda reiniciar una nueva vida, por ello la protegen las leyes internacionales y dominicanas".

"El que promueve esta actividad, es el delincuente, el cliente de esta niña es el delincuente, y el que tolera y no denuncia el delito es el que permite que más niños y niñas sean explotados", concluyó.

Por su lado, el procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, manifestó que el Gobierno dominicano no solo está persiguiendo y combatiendo este flagelo "en todas sus manifestaciones", sino también que trabaja en prevenir su materialización.

"Cuando miembros de este grupo son abusados sexualmente, se está golpeando de la manera más cruel la dignidad y la inocencia de estas víctimas, sumiéndolas en una realidad desgarradora, que troncha su sano desarrollo y produce secuelas que, en muchos casos, jamás llegan a superarse", indicó.

Por ello, señaló, "hemos asumido como país el reto de llevar estos casos a su mínima expresión y por qué no, erradicarlos".

"Desde ya declaramos tolerancia cero a quienes se dediquen a estas prácticas. Que sepan que no daremos tregua y que en cada caso se hará sentir el peso de la ley y habrá sanciones", aseguró.

"No hay excusas" es una campaña que procura dar visibilidad a esta problemática social y a la responsabilidad de los adultos en que estas conductas se sigan reproduciendo.

Es un llamado a todos los adultos a denunciar este delito y proteger a los niños.

La campaña transmite dos mensajes claves, uno que informa a la sociedad sobre este problema, y busca desnaturalizar el fenómeno, mostrar la vulnerabilidad de los niños, niñas y adolescentes y colocar la responsabilidad en los adultos.

El otro mensaje está dirigido a generar conciencia en los potenciales "clientes" de su rol de explotadores al pagar por mantener relaciones sexuales con niños, niñas y adolescentes.