En el marco de la celebración del Día de la No Violencia contra la Mujer, el Observatorio Político Dominicano (OPD), entidad adscrita a la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), publicó un estudio que revela que en República Dominicana se registraron 65 feminicidios en el primer semestre del año.

“El 83 % de los 65 casos registrados corresponde a feminicidios íntimos, en 54 la pareja estaba junta y en 29 ya estaba separada. Le siguen los cometidos por conocidos, con cinco (8 %); en tercer lugar, por familiares, con cuatro (6 %) y finalmente, aquellos ejecutados por extraños con dos casos (3 %)”, recalca el documento.

Flor Batista Polo, investigadora de la Unidad de Sociedad Civil del OPD y autora del estudio, explica que de las 65 mujeres muertas como consecuencia de la violencia de género, 37 fueron por celos y por la negativa de la víctima a retomar la relación con el victimario.

Desglose etario y geográfico y los tipos de armas

La investigación señala que el mes con la mayor cantidad de feminicidios fue junio, con 16 casos; seguido de enero con 13. En tercer lugar se posicionaron marzo y mayo, cada uno con 11 feminicidios, luego febrero con ocho y finalmente abril con seis.

En cuanto a las provincias, los mayores números se concentraron en Santiago, donde hubo 12, y 10 en Santo Domingo.

“Al detallar la información correspondiente la provincia Santo Domingo, se obtiene que en Santo Domingo Este se registraron seis casos, dos en Santo Domingo Oeste, uno en Santo Domingo Norte y uno Los Alcarrizos. La Vega, San Cristóbal y Duarte presentaron cuatro casos cada una. Bahoruco, Elías Piña, Independencia, Hermanas Mirabal, Pedernales, Santiago Rodríguez, Monte Plata y San José de Ocoa no presentaron ningún caso”, asegura Batista.

La edad de las víctimas se encontró entre 15 y 69 años, mientras que la de los victimarios varió entre 18 y 69, con los 31 años como edad promedio para las víctimas 31 años y 37 en el caso de los agresores.  
“Veintitrés víctimas tenían entre 15 y 25 años y 25 estaban en un rango entre 26 y 36 años, 48 mujeres en total. Respecto a los agresores, estos se agruparon en 18 en los rangos de 26-36 años y 17 entre 37 y 47, para un total 35.

El 42.8 % de las muertes fue con arma de fuego, el 35 % con arma blanca, el 17 % por golpes o estrangulamiento, mientras que las muertes producto de incendios provocados representan el 5 %.

“El 42.8 % de las armas de fuego empleadas en los feminicidios registrados era ilegal, mientras que el 28.6 % corresponde a armas de reglamento de militares o seguridad de empresas privadas. Las armas sobre las que no se encontró ningún tipo de información o disponían de permiso para portarlas ocupan el 28.6 %”, puntualiza el documento. 

Tras cometer el hecho, el análisis del OPD indica que en el 43 % de los feminicidios (28 de 65 casos) el agresor trató de escapar, pero que en algunos casos fue apresado días después; 20 feminicidas se suicidaron, es decir, el 31 %, y cuatro (6 %) lo intentaron después de escapar del lugar del crimen.