El expresidente de Colombia Álvaro Uribe rechazó que el nuevo acuerdo de paz sellado por el Gobierno de su país y las FARC en Cuba vaya a ser refrendado por el Congreso y no se someta a plebiscito, como se realizó con el que fue votado negativamente el pasado 2 de octubre.

“Nosotros hemos dicho, de acuerdo con la palabra que empeñó el presidente de la República (Juan Manuel Santos) y de acuerdo con la sentencia de la Corte Constitucional, que se debe acudir a la refrendación popular, bien sea de todo el acuerdo o, por lo menos, de esos temas sensibles sobre los cuales no hay acuerdo; temas graves que no se modificaron” en las nuevas negociaciones, dijo el líder del opositor partido Centro Democrático.

“Esos temas de narcotráfico, impunidad, Fuerzas Armadas, víctimas, elegibilidad sin que se haya cumplido una pena, no se aceptó nada de eso”, alegó Uribe, que negó estar actuando con excesiva rigidez.

“A pesar de que el presidente de la República nos dice radicales hemos aceptado que en unos puntos hubo modificaciones que nos parecen convenientes y hemos dicho que hay otra categoría de temas que pueden ajustarse en el Congreso. Lo grave es que el Gobierno no atienda unos clamores como el clamor de la inconveniencia de la impunidad”, insistió Uribe.

Presidente del Senado prometió escuchar a “la sociedad civil”

El presidente del Senado, Mauricio Lizcano (Partido Social de Unidad Nacional, de la coalición de Gobierno), salió al paso de las críticas señalando que para la “refrendación” se citará “a un debate amplio y suficiente a los líderes del ‘Sí’ y los líderes del ‘No’, no solamente del Congreso, sino de toda la sociedad civil”.

“Que vengan y debatan. Al final de ese debate vamos a votar si estamos de acuerdo o no con la refrendación”, dijo Lizcano.

El presidente Santos aseguró ayer que el paso por el Congreso es la mejor solución y descartó impulsar un nuevo plebiscito: “Después de escuchar todas las propuestas y alternativas, y de común acuerdo con las FARC, es claro que la vía más conveniente y legítima para refrendar este nuevo acuerdo es a través del Congreso de la República”, dijo.

“La inmensa mayoría de los sectores de la sociedad civil, los jóvenes, la Iglesia, sectores políticos, han señalado su preocupación frente a un nuevo plebiscito. Una nueva campaña polarizaría de manera peligrosa al país y éste es el momento de la unión, no de la división”, declamó Santos.

El acto de hoy en Bogotá estará encabezado por el propio Santos y el máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverry, alias “Timochenko”, quien está desde este lunes en la ciudad junto con el resto de la cúpula guerrillera.