En Vancouver, Canadá, se aprobaron nuevas leyes para regular y autorizar los comercios donde se vende marihuana, con fines medicinales.

Esto la vuelve la primera ciudad canadiense que comenzará a controlar el mercado.

Las nuevas reglas obligarán a los comercios a ubicarse a 300 metros de distancia de una escuela, centro comunitario o alguna otra tienda que su negocio sea el mismo.

Además, estarán obligados a pagar una cuota de 30 mil dólares, por su licencia de negocios, en lugar de 250 dólares que paga un negocio regular.

Con estas reglas se espera que decenas de negocios se vean obligados a cerrar debido que no puedan cumplir con estos límites. Además de detener la venta de marihuana sin un fin medicinal, informó el periódico británico "The Guardian".