Luego de que un hombre se precipitara el pasado sábado desde el cuarto piso del centro comercial Ágora Mall, se manejan dos versiones de los hechos donde familiares niegan que el agraviado intentara suicidarse como comunicó oficialmente el establecimiento

“Eso no es así, él no se tiró”, fue lo único que clamaron  tres mujeres que acompañaban a Ramón Antonio Mejía, quien se recupera de varias fracturas en la habitación 311 del Hospital Doctor Vinicio Calventi, Los Alcarrizos.

Contrariadas y visiblemente enojadas, las acompañantes del interno no permitieron el acceso de la prensa a la sala y se rehusaron a ofrecer datos de sus nombres y parentezcos.

Además, el médico ortopedista encargado del paciente, identificado como el doctor Piña, sostuvo que también el paciente negó que se haya lanzado y le aseguró que se trató de un accidente. Mejía llegó al centro con “fractura conminuta del tercio distal” que es una rotura en la que el hueso, o parte de él, queda reducido a trozos o fragmentos pequeños.

Según el galeno, el hombre también tiene una lesión en la tibia derecha, “fractura de la espina tibial derecha”, y hendidura del cuello del peroné.

“Dentro de su cuadro clínico se encuentra estable, presenta esos quebrantos mencionados y se encuentra en un aparente estado mental lúcido. Tuve la oportunidad de conversar con él, y me dijo que se había resbalado, aparte de que  mencionó algunos problemas económicos; no obstante será visto por psicólogos y psiquiatras y si es de requerir estaríamos refiriéndolo a nuestro departamento de salud mental”, explicó Piña.

Los parientes que mostraron total desagrado con los medios de comunicación, se limitaron a negar que se tratara de un intento de suicidio.

Defiende su versión

Ante una llamada de Metro, la plaza comercial ratificó su posición de que Mejía se lanzó a propósito el pasado sábado, cuando cayó encima del toldo de un establecimiento del primer nivel.

Según Maribel Hernández, representante de Relaciones Pública de Ágora Mall, “Ramón Antonio Mejía entró  por la puerta de la avenida Abraham Lincoln, subió las escaleras hasta el cuarto nivel y se sentó  en el área de comida; allí  duró  unos minutos pensativo, luego tomó  una silla y la colocó en el balcón de cristal, se subió en ella y se lanzó”.

Hernandez sustuvo que una vez el hombre tomó la decisión de tirarse, en el video se nota que en la maniobra logró  agarrarse de la baranda de seguridad antes de caer, como un signo de arrepentimiento, pero que transcurrido unos segundos se vio cuando claramente se dejó  caer al vacío.

El hombre, al principio fue identificado como Rafael Mejía fue asistido por el servicio 9-1-1 y trasladado al hospital Plaza de la Salud y luego transferido al Vinicio Calventi.

Su caída impactó los medios y redes sociales el sábado al mediodía.