Este oso panda en un zoológico de China no solo se dedica a comer bambú y a recostarse. Causa sensación por su tierna actividad física.