El pleno de la Junta Central Electoral (JCE) expresó hoy su solidaridad a su presidente, Roberto Rosario, por el retiro la semana pasada del visado diplomático y personal por parte de Estados Unidos, y pidió a ese país explicar las razones que motivaron dicha revocación.
      

En su reunión de hoy, en la que no estuvo presente Rosario, el pleno de la JCE dijo reconocer el derecho que tiene el gobierno de los EE.UU. de restringir el ingreso, otorgar o revocar visas a quienes considere, para entrar en su territorio como persona física, ya que como Estado, ese mismo derecho lo posee la República Dominicana.
  

   Sin embargo, precisó el órgano electoral, que en su comunicado oficial dado a conocer en su portal, la embajada de los EE.UU. indicó que la acción se ejecutó en el ejercicio de su derecho y que se hizo "sobre la base de información que salga a la luz en cualquier momento".
     

En su nota, agregó la entidad, la embajada de EE.UU., señaló, además, que la visa otorgada a Rosario, en su calidad de presidente de la JCE, ha sido revocada, por tanto, no se trata de una acción contra la persona, sino en su condición de representante de un órgano constitucional en el ejercicio pleno de sus funciones, tal y como lo establecen los artículos 212 y 275 de la Constitución local.
      

Por tanto, "una decisión de Estado llevada a cabo por otro Estado contra el representante de un órgano constitucional de otro Estado, no puede ser despachada con una simple justificación de 'información que salga a la luz en cualquier momento'".
     

"El Departamento de Estado está en la obligación de informar cuáles son las causales de su agravio contra el Presidente de la Institución, ya que su actuación afecta sensiblemente la imagen institucional de este órgano del Estado dominicano", subrayó.
      

La propia misión diplomática, en su nota, ha resaltado, hablando en nombre de su Estado, que "las decisiones sobre visas individuales no afectan la fuerte relación bilateral entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno de la República Dominicana, ni los excelentes vínculos entre nuestros pueblos", reconociendo de esta manera "la naturaleza de sus acciones y la gravedad de la medida que sólo se justificaría en el caso de la visa otorgada al Estado Dominicano, a través de un funcionario público por la comisión de graves acciones que de ser veraces no pueden ser ocultadas".
  

   "Si las autoridades estadounidenses tienen informaciones relevantes, deben, de manera transparente y por los canales que entiendan, aportarlas; así se evitan las especulaciones, y que el ejercicio de lo que se considera un derecho, no se pueda interpretar como una retaliación", aseveró.
     

La JCE recordó que el artículo 18 de la Constitución dominicana nestablece que "los poderes públicos aplicarán políticas especiales para conservar y fortalecer los vínculos de la nación dominicana con sus nacionales en el exterior, con la meta esencial de lograr mayor integración".
     

Precisamente, por esas razones, afirmó, la JCE desarrolla programas de documentación de identificación de la diáspora en el exterior, trabajo éste, que en materia de registro civil y electoral siempre deben supervisar nuestras autoridades.
  

   La JCE expresó su preocupación por la forma en que se ejecutó dicha medida, "al trasladarse sin explicaciones e informaciones diplomáticamente avaladas, al su edificio y oficinas, la cónsul general, Silvia D. Jhonson, en una acción que pudo ejecutar por las vías institucionales.
    

  "Este procedimiento, sin dudas, tuvo el propósito de evadir dar una explicación al Estado dominicano por la vía establecida en el derecho internacional: la Cancillería, que por demás informó que a la fecha no ha sido notificada", dijo.
     

Por último, pidió a la Cancillería solicitar una explicación de las razones que motivaron la revocación de la visa diplomática.
 

El magistrado Eddy Olivares votó sólo en lo relativo a la solicitud de tramitar formalmente a la instancia competente, en este caso, el Ministerio de Relaciones Exteriores, proceder por losmedios pertinentes, a solicitar una explicación de las razones  que motivaron la revocación de la visa diplomática.