Durante las ofertas del Viernes Negro hay que cuidar el dinero para aprovechar mejor los descuentos de la temporada.

“La idea de esta iniciativa es hacerlo rendir más tomando las mejores decisiones y lograr un mayor bienestar y beneficios”, dice la experta en finanzas personales de la Universidad Panamericana (UP), Raquela Araujo.

Uno de los mayores beneficios para el consumidor radica en las oportunidades que generalmente no son convenientes para el consumo inmediato, pero sí para el duradero, es decir, la compra de enseres mayores, los famosos meses sin intereses y productos que presentan descuentos importantes, pero que aun así representan un gasto fuerte.

“Lo importante es identificar las oportunidades que hacen que mi dinero tenga un mayor alcance”, asegura Araujo.

Otro punto que debe tomarse en cuenta es generar un consumo inteligente, es decir, distinguir entre la necesidad y el deseo. En este proceso es importante no comprar por comprar; por ejemplo: cuando adquirimos un objeto que tiene descuento porque está fuera de temporada sólo para “no quedarme con las ganas”; en cambio, si la oferta se aprovecha para cubrir una necesidad sin gastar de más, es una adquisición pensada.

La especialista en finanzas personales recomienda no dejarse llevar por el impulso, porque ello trae graves consecuencias a mediano y largo plazo.

Un excelente consejo es aprovechar los descuentos para hacer las compras navideñas, que es uno de los gastos más importantes del año.

A decir de la especialista de la UP, el Viernes Negro  ofrece promociones atractivas con las que estas compras se pueden anticipar y generar un buen ahorro.

“Si tienes el dinero o sabes usar la tarjeta de crédito, puedes hacer cosas fantásticas y aprovechar las oportunidades; lo importante es no endeudarse”, finaliza.

47% de los consumidores que compra durante el Black Friday lo hace porque tiene una necesidad específica.