El ministro de Educación, Andrés Navarro, evaluó ayer las condiciones estructurales internas y externas de los planteles escolares de Puerto Plata que resultaron afectados por las inundaciones causadas tras los intensos aguaceros de los últimos días.

Durante su visita dio orden para que comiencen de inmediato los trabajos de reparación y adecuación de los centros para garantizar que no se pierda ni un solo día más de docencia.

Navarro, acompañado por una comisión técnica, recorrió al menos 12 centros educativos de las comunidades Luperón, Imbert, La Unión, El Estrecho, Maimón, Sosua y dos sectores del centro de la ciudad noroestana.

El funcionario, que llegó a esa provincia cerca del mediodía, explicó que dispuso que la Dirección de Gestión de Riegos active de manera inmediata el plan de emergencia para reducir el nivel de vulnerabilidad de éste y los demás centros afectados.

El ministro dijo: “Vine personalmente a supervisar los daños en estos centros educativos, para que nadie me cuente, a fin de actuar de inmediato en la reparación de los planteles para que no se pierda ni un solo día más de docencia”.

Dijo ser consciente de la necesidad de ir avanzando en la reparación de los centros, de ir subsanando los daños y recoger los desechos para evitar males peores, “pero también encaminando acciones de desarrollo que garanticen una educación con calidad”.

Visita del Presidente

El presidente Danilo Medina visitó ayer sectores de Puerto Plata para ver los daños ocasionados por las lluvias de los últimos días.

Acompañaron a Medina, el ministro de Obras Públicas, Gonzalo Castillo y el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta.

Los aguaceros causaron el agrietamiento de la carretera Navarrete-Puerto Plata en el tramo Llanos de Pérez y el derrumbe de una pared en un centro educativo del municipio Sosúa.

Obras Públicas envió en la mañana de ayer un convoy con ayuda que contiene alimentos y equipos livianos y pesados a Puerto Plata para empezar los trabajos de reconstrucción de vías y socorrer a damnificados por las inundaciones.