Mina Justice, la mujer que recibió desgarradores mensajes de su hijo desde el interior del bar "Pulse", en Orlando, Florida, confirmó la muerte de Eddie Jamoldroy Justice, a los 30 años de edad. 

El nombre de su hijo apareció en la lista de víctimas del tiroteo más letal del que se tenga registro en Estados Unidos, la cual es proporcionada por la ciudad de Orlando. Junto a él, cada vez se van confirmando los nombres de las 49 víctimas de la fatídica madrugada del domingo. 

Fueron las últimas palabras que Mina Justice recibió de su hijo

Fueron las últimas palabras que Mina Justice recibió de su hijo

AP

Foto:

Los mensajes revelaron la siguiente conversación entre la víctima y su madre:

  • Mami, te amo. Están disparando en el club.
  • ¿Estás bien?
  • Atrapado en el baño.
  • ¿Qué club?
  • Pulse. En el centro. Llama a la policía. Voy a morir.
  • Los estoy llamando ya. ¿Sigues ahí? Conteste tu maldito teléfono. Llámalos, llámame.
  • Llámalos mami. Ahora. Diles que estoy en el baño. Ya viene (el asesino). Voy a morir.
  • Dicen que te quedes ahí. ¿Hay heridos? ¿Qué baño?
  • Muchos. Sí.
  • ¿En qué baño? Necesitan saber. ¿Estás con la policía ya? ¿Estás con la policía ya? ¿Estás con la policía ya? Escríbeme por favor.
  • No. Sigo aquí. En el baño. Nos tiene (el asesino). Necesitan venir por nosotros.
  • Ok, me dijeron que ya van. La policía está ahí, avísame cuando veas a la policía.
  • Apúrense. Él está en el baño con nosotros (el asesino). Es el baño de mujeres.
  • ¿El hombre está en el baño contigo?

Después de esto, jamás volvió a escuchar de él. 

Algunos se manifestaron en la Marcha por el Orgullo Gay de los Ángeles

Algunos se manifestaron en la Marcha por el Orgullo Gay de los Ángeles

AFP

Foto:

Eddie se convirtió en una de las 49 víctimas de Omar Mateen, un hombre con descendencia afgana que minutos antes de cometer el atentado, llamó al 911 y juró su lealtad al grupo terrorista Estado Islámico. 

Según explicó esta mañana John Mina, jefe del Departamento de Policía de Orlando, "En un punto, el sospechoso salió con dos pistolas y comenzó a disparar a los oficiales. Ellos le regresaron los disparos y fue cuando mataron al sospechoso". 

El FBI ya investiga este hecho como un atentado terrorista, el peor cometido tras el 11 de septiembre de 2001. En un mensaje a medios de comunicación, el presidente Barack Obama lo consideró un ataque de odio y de terror e hizo un llamado para establecer leyes más estrictas sobre el control de armas: "Tenemos que pensar si este es el país en el que queremos seguir viviendo".