La violencia volvió a instalarse en las calles de Puerto Príncipe un día después de difundirse los resultados preliminares de unas elecciones pacíficas celebradas el pasado 25 de octubre.

Horas después de que se dieran a conocer ayer por parte del Consejo Electoral Provisional (CEP) se produjeron enfrentamientos entre seguidores de unos y otros partidos en las calles de la capital haitiana.

A consecuencia de los enfrentamientos murió un seguidor del tercer candidato en liza, Jean Charles Moise, de la Plataforma de los Hijos de Dessalines, que obtuvo el 14,27 % de los sufragios, insuficiente para pasar a la segunda vuelta.

El CEP reveló que el oficialista Jovenel Moise, del gobernante Partido Haitiano Tet Kale (PHTK), fue el más votado en la primera vuelta de las elecciones con un 32,81 % y en segundo lugar se situó Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (Lapeh), con un 25,27 %.

Las manifestaciones en contra de Moise fueron la tónica general. En las mismas los opositores quemaron carteles electorales con la imagen del candidato oficialista.

Las barricadas también formaban hoy parte del escenario de la capital, en barrios como Martissant y Croix des Bouquets, y otras ciudades.

A su vez, el exfiscal Claudy Gassant y el dirigente opositor Assad Volcy, seguidores de Jean Charles Moise, fueron detenidos y registrados por la Policía en Delmas, en el área metropolitana de Puerto Príncipe, zona donde el jueves se registró la citada muerte.

En Delmas se pudieron oír varios disparos, al tiempo que otros seguidores de dicho candidato fueron detenidos en Cabo Haitiano, el norte del país.

También se produjeron manifestaciones a favor de Celestin y los seguidores de Familia Lavalas, del expresidente Jean Bertrand Aristide.

En varias de las concentraciones la Policía se vio obligada a usar gases lacrimógenos.

En un comunicado conjunto siete candidatos presidenciales, liderados por Celestin, aseguraron que los resultados son "inaceptables".

A su vez reiteraron su determinación de hacer respetar la voluntad popular dentro del marco de derechos consagrados por la Constitución.

En una rueda de prensa, Celestin pidió un nuevo recuento y rechazó los resultados.

Además opinó que los mismos no reflejan la opinión mayoritaria de los haitianos. "Sabemos que hubo fraude, se cambiaron los votos", dijo el segundo aspirante.

Celestin pidió que los ciudadanos se movilicen en contra de los resultados y solicitó al Gobierno de Michel Martelly que "suspenda la represión".

Sin embargo, el oficialista Jovenel Moise dijo hoy que los resultados son una victoria para los haitianos y se refirió a sí mismo como "presidente" del país.

"Estas elecciones representan una victoria para Haití y los haitianos", especificó.

En una conferencia de prensa, en la que agradeció el apoyo recibido, el candidato más votado hizo un llamamiento a la tolerancia.

"El pueblo haitiano ha recibido el mensaje de progreso que representamos", agregó Moise, quien dijo ser el "capitán" de un equipo (el partido) donde el presidente haitiano, Martelly, es "entrenador".

La segunda vuelta de las elecciones presidenciales se celebrarán el próximo 27 de diciembre.