Al parecer la Agencia de Seguridad estadounidense no solo interceptó las conversaciones de la presidenta Dilma Rousseff sino también de 29 de miembros del gobierno.

Según documentos obtenidos por WikiLeaks, dentro de esas personas se incluyen al Ministros de Economía, el presidente del Banco Central, el exjefe del gabinete del Ministro de Finanzas y el embajador en Estados Unidos, entre otros, además de la oficina de Rousseff y el teléfono del avión presidencial.

En la lista, la mayoría de los funcionarios incluidos están relacionados con altos cargos que manejan asuntos financieros y económicos del país.

Esta información surgió pocos días después del encuentro entre Rousseff y el presidente estadounidense Barack Obama en Washington, donde ambos afirmaron que sus relaciones se había restablecido tras el escándalo que se generó en 2013 por las primeras revelaciones del espionaje.

Situación que provocó que el mismo año la presidenta cancelara su visita a la Casa Blanca, como una manifestación de su enojo respecto a la situación.

El fundador de WikiLeaks, afirmó en la página, que estas nuevas revelaciones demuestran que para Estados Unidos será difícil comprobar que su vigilancia a otros gobiernos terminó.