La red yihadista vinculada con los atentados de París y Bruselas planeaba perpetrar un atentado contra una iglesia, indicó este domingo el diario francés Le Journal du Dimanche (JDD), que cita al abogado belga de uno de los detenidos.

El profesional, según sus fuentes, aseguró que un miembro de ese comando le comentó que el grupo proyectaba un “gran golpe” y un ataque contra un templo cristiano.

El diario se pregunta si los atentados del martes en el aeropuerto internacional de Zaventem de Bruselas y en una estación de metro no son más que una “versión aligerada” de los planes de la célula de Salah Abdeslam, el presunto cerebro logístico de los ataques de París, tras su arresto el 18 de marzo en Bruselas.

Las autoridades belgas, recuerda el periódico, encontraron 15 kilos de explosivos TATP en los registros efectuados el pasado martes en el apartamento de los asesinos de Bruselas, en el distrito bruselense de Schaerbeek.

El JDD añade que en el piso inspeccionado el jueves en la localidad de Argenteuil, en las afueras de París, se halló también explosivo de tipo TATP en una cantidad suficiente como para fabricar varios cinturones explosivos.

Ese apartamento pertenecía a un francés de 34 años identificado como Reda Kriket, condenado en Bruselas el año pasado en rebeldía a cinco años de prisión después de que se emitiese una orden de arresto internacional contra él en 2014 por su implicación en una red de captación yihadista.

Kriket, según la cadena “i-Télé”, era cercano al supuesto coordinador de los ataques del pasado 13 de noviembre en Francia, Abdelhamid Abaaoud, abatido en el asalto de la Policía francesa el 18 de noviembre a un apartamento de Saint-Denis, en las afueras de la capital gala.