El presidente venezolano Nicolás Maduro mediante su programa semanal “En contacto con Maduro” comunicó que un dirigente de la oposición había ordenado que fuera asesinado el actual preso político Leopoldo López.

"Querían matar a López para echarle la culpa al Gobierno y buscar que la gente de oposición saliera a quemar todo. Yo le salvé la vida a Leopoldo López", dijo Maduro.

Maduro afirmó que el asesinato de López, coordinador nacional del partido opositor Voluntad Popular, se había planeado para el 18 de febrero del año pasado, mismo día en que se entrego a la Guardia Nacional.

El presidente recalcó que le pidió al presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, que se reuniera con la familia del opositor para brindar apoyo.

En la misma edición del programa Maduro denunció que existe una relación entre paramilitares y opositores de su gobierno. Además, afirmó que 30 de esos grupos criminales reciben financiamiento y entrenamiento del expresidente colombiano Álvaro Uribe.