En nuestra consulta de Medicina Interna el dolor de cabeza (cefalea) es una de las principales causas de solicitud de atención, destacando que las mujeres representan el 90% y los hombres 10%

Una gran parte viene con el temor de que sea un aviso de una enfermedad grave afectando el cerebro, pero en realidad habitualmente se trata de un proceso benigno. Ahora bien, es necesario que nosotros los médicos realicemos una historia clínica adecuada y examen físico que nos aclaren la necesidad o no de realizar estudios radiológicos (Tomografía, Resonancia de Cerebro) para descartar una causa secundaria de la cefalea, corregible o que ponga la vida del paciente en riesgo.

Para facilitar el trabajo y evitar que cada uno actúe por su cuenta, los neurólogos han trazado ciertos lineamientos que nos guían en la toma de decisión:
Criterios de Alarma en una cefalea. (Sociedad Internacional de Cefalea):
- Cefalea intensa de comienzo agudo, insólita.
- Empeoramiento reciente de cefalea crónica.
- Cefaleas de frecuencia o intensidad crecientes.
- Cefalea siempre del mismo lado, excepto: cefalea en racimos, hemicránea paroxística, neuralgia trigeminal, hemicránea continua.
- Con manifestaciones acompañantes: alteración psíquica, convulsiones, debilidad de alguna parte del cuerpo, papiledema, fiebre, signos meníngeos, náuseas y vómitos que no se puedan explicar por enfermedad sistémica (excepto migraña).
- Precipitada por esfuerzo, tos o cambio postural.
-Aparición de cefalea en edades extremas (niños y adultos mayores de 45 años).
- Características atípicas o sin respuesta al tratamiento correcto.
- Presentación predominantemente nocturna, salvo cefalea en racimos.
- Cefalea en pacientes oncológicos o inmunodeprimidos.

Gracias a estos criterios, los médicos podemos decidir cuándo nuestro paciente necesita atención urgente, aunque de todas maneras cada paciente que yo veo con cefalea lo tomo muy en serio, aun estando seguro de que se trata de un proceso benigno, porque cada persona maneja el dolor de diferente manera; por ende, es necesario prestarle especial atención tanto a los hipersensibles como a los minimizadores, pues los primeros nos obligan a sobreactuar malgastando recursos y los segundos nos hacen bajar la guardia, no investigamos, siendo el resultado final una mala práctica médica no intencional.

Finalmente, le recomiendo a toda persona con cefalea de alarma que busque ayuda médica, lleve todos los estudios previos realizados, liste los medicamentos tomados, por automedicación o no. Recuerde que cualquier mal, atendido a tiempo, tiene alta opció-n de cura.