El senador por la provincia de El Seibo, Santiago José Zorrilla (PRM) solicitó mediante carta de fecha  21 de septiembre  al senador de Pedernales Dionis Sánchez (PLD), la suspensión provisional de la evaluación de los aspirantes a miembros de la Junta Central Electoral, hasta tanto concluya el dialogo que patrocina Monseñor Núñez Collado entre el liderazgo político y social del país.

El senador del El Seibo afirma que al abrirse la instancia del dialogo para escoger la JCE Y el TSE y continuar el Senado evaluando los aspirantes, estamos frente a una incongruencia. Sin embargo es importante destacar que en el referido diálogo las partes tienen agendas distintas; es decir el PLD-Gobierno pone sobre la mesa como temas para el diálogo la Ley de Partidos y la Ley Electoral o de Garantía Electoral.

El PRM-Oposición, en cambio, incluye en la agenda la definición de la composición de los órganos electorales (JCE y TSE).

En este panorama el senador de Pedernales responde oralmente al seibano que la suspensión de la evaluación bajo la condición sugerida implicaría  modificar el Reglamento del Senado y hasta sugiere posible violación a la Constitución.

Saco la cara, no por seibano, provincialmente hablando, sino por la verdad jurídica. Advierto que el senador Sánchez le levanta calumnias al Reglamento con su afirmación. Basta con ver el artículo 307 del referido reglamento que otorga poder a la comisión especial que preside Sánchez, para elaborar la metodología para el proceso de designación de miembros de la JCE, sugiriendo que ésta debe estar revestida de “transparencia, idoneidad, participación y representación plural”.

El artículo 281 del mismo Reglamento permite que el Pleno del Senado extienda el plazo otorgado a las comisiones para rendir su informe cuando el mismo no haya sido posible rendirlo a tiempo. Esta disposición no distingue si la comisión fuere permanente o especial. Estoy entre los que creen que el senador de El Seibo tiene la razón.