La diferencia entre la facultad y el acto es importante. La facultad de poseer un cerebro no garantiza el acto de pensar. La afirmación es válida tanto para el individuo como para la colectividad.

El país tiene la facultad para resolver los problemas, pero falta el acto de voluntad que haga posible la solución.

La ausencia de acción mantiene dormidas las facultades. El antiguo cuento que narra como un hombre que deseaba verse durmiendo cerró los ojos ante un espejo es una metáfora perfecta de nuestra realidad. El país tiene los ojos cerrados.

Así se producen sueños, pero no realidades.

Recomendamos:

Metrónomo: Pica y se extiende y Negación

LaVerdadVerdad: Sin declaración, no hay cargos