La política, como la biología, tiene mecanismos de adaptación. Los cambios conductuales o estructurales que incrementan las posibilidades reproductivas o de sobrevivencia pueden ser descritos como adaptación política.

El valor de una conducta tipo no lo determina ninguna consideración ética, sino el éxito que proporciona.

La preferencia por la indiferencia a las normas, las prácticas antidemocráticas  o el clientelismo se mantendrán mientras proporcionen la sobrevivencia política.

El medio social virtuoso produce políticos virtuosos. El triunfo constante de políticos corruptos obedece a un medio social que privilegia la corrupción.

El problema no se resuelve cambiando de políticos, sino cambiando la sociedad.

Recomendamos:

Metrónomo: Como antes I y Como antes II

#LaVerdadVerdad: Queda en nuestras manos