La paralización o disminución importante del ritmo de una actividad; el decaimiento brusco y grave de la tensión arterial; la destrucción o deformación brusca de un cuerpo por la acción de una fuerza; o la destrucción o ruina de un sistema, una institución o una estructura son acepciones de la palabra colapso.

En su versión en latín, collapsus, encontramos una pista de su significado original. Lapsus es un error, una falta cometida por equivocación.

La equivocación de todos causó la ruina del sistema político electoral. El miedo no debe causarlo la palabra, sino la realidad que describe. Ahora toca reconstruir.

Recomendamos:

Metrónomo: Santurrón y Periquitos

LaVerdadVerdad: Cuello de botella cambiario