La principal deficiencia de nuestros organismos públicos es que son reactivos y no proactivos. Los problemas pequeños, si no se anticipan o atienden a tiempo, se convierten en grandes problemas.

El culto a la belleza a cualquier precio es la causa del aumento de la demanda y de la oferta de operaciones de cirugía estética. La cantidad es enemiga de la calidad. Las actividades especializadas que se masifican terminan por degradarse.

Los aventureros de la cirugía a precio módico dañan el prestigio merecido de los profesionales bien formados. Las muertes se reducirían si inventariáramos calidades, y cerráramos antes la mala cirugía.

RECOMENDAMOS:

Metrónomo: Ojalá se cumpla y Nuevo reto

#LaVerdadVerdad: El mal negocio de la violencia