La política nuestra está al servicio del bienestar particular y muy pocas veces sirve al bien común. El país es feudo de los que ganan elecciones.

En un sistema feudal existe una cadena de dependencia piramidal que convierte a toda persona en vasallo de alguien. El vasallo es aquel que jura fidelidad a un señor y recibe protección a cambio de obedientes servicios.

El vasallaje campa por donde quiera y ahora se ampliará más. El ministro José Ramón Peralta dijo que la mayoría obtenida no se utilizará para avasallar.

No será necesario; todo el avasallamiento necesario hace mucho fue ejecutado.    

Recomendamos:

Metrónomo: Excesos

#LaVerdadVerdad: Evitar un desenlace fatal