En la edad media era costumbre la elaboración de libros ilustrados que recreaban un mundo animal fantástico con fin alegórico y moralizante.

En la mayoría de los casos estas especies fantásticas salían de la combinación de dos o más animales reales.

Estos libros eran conocidos como bestiarios. La fantasía explica lo que no comprendemos. La conducta política del pueblo dominicano es difícil de ser explicada o entendida desde la ciencia.

El único recurso sería la imaginación. ¿Qué animal fantástico podría representarnos? Una mezcla de: asno, porque no aprendemos ni a palos; vaca, porque nos ordeñan, y cerdo, porque nos encanta el lodo.

Recomendamos:

Metrónomo: La mano salvadora y Hasta lograrlo

#LaVerdadVerdad: La mayor enseñanza