Fray Luis de León, religioso y humanista del siglo XVI, era profesor en la universidad de Salamanca. Las denuncias, motivadas por envidias y rencillas, provocaron que la Inquisición abriera un proceso contra él por haber traducido a lengua vulgar, cosa prohibida, el Cantar de los cantares.

Se cuenta que al salir absuelto, después de cinco años de prisión, volvió a su cátedra y pronunció la frase: “Como decíamos ayer”.

La comunicación es ejercicio de traducción cotidiana. Los acontecimientos políticos necesitan ser interpretados para hacerse entendibles.

 Espejo de papel, en esta nueva etapa en METRO, promete seguir diciendo como ayer.  

@HomeroFigueroaG