La Guardia Costera de los Estados Unidos decomisó dos importantes alijos de cocaína en aguas territoriales dominicanas.

El hecho en sí mismo bueno, pero en el contexto actual tiene una segunda lectura no tan buena. La importante cantidad de droga encontrada indica que nuestro espacio marítimo es vulnerable.

En momentos en que todavía está fresco en la conciencia colectiva el escape de los pilotos es necesario un llamado de atención.

Por las costas criollas entra y sale cualquier cosa. Sigfrido Pared Pérez dijo que las autoridades dominicanas tienen el control en materia de seguridad. ¿Control de la seguridad? ¿Lo tenemos?