Lo dijo Montás y lo confirma Hubieres, el subsidio no llegaba a su destino.

El millonario sacrificio presupuestario solo sirvió para favorecer a una mafia que desviaba el combustible con propósitos comerciales.

La coincidencia entre el ministro y el sindicalista solo queda en la identificación del crimen, pero no del criminal.

Los dedos de uno y otro apuntan en dirección contraria. El dedo de Temo apunta a la calle, mientras que el de Juan apunta al palacio.

El cruce de índices no debe confundir, porque los dos pueden tener razón. Danilo Medina preguntó: ¿cuál corrupción? Aquí tiene una buena muestra.

Conversemos por @HomerofigueroaG

Recomendamos:

Metrónomo: "Precaver" y "Curarse en salud".

#LaVerdadVerdad La pesadilla venezolana